Cambio de versión

Hemos detectado que estas navegando desde Estados Unidos y no tenemos una web específica para ese país. ¿Deseas cambiar a la web internacional?


Cuidados de la lavadora: la descalcificación

Descalcificar y limpiar la lavadora: secreto para el buen mantenimiento

Existen 3 grandes dudas que la humanidad se pregunta acerca de la descalcificación de la lavadora:

 

  1. ¿Por qué debo descalcificar mi lavadora?
  2. ¿Cuándo descalcificar la lavadora?
  3. ¿Cómo realizar el proceso de descalcificación?

Las piezas, como la resistencia, sufren la acción de cales y suciedad

Vamos a intentar arrojar un poco de luz en el tema:

 

¿Por qué descalcificar mi lavadora?

 

Como cualquier electrodoméstico que funcione con agua, la lavadora es un aparato que depende de la calidad del agua con el que trabaja. Un mal mantenimiento de nuestro electrodoméstico puede ocasionar avería y malos funcionamientos que podríamos evitar, en ocasiones con una correcta limpieza del electrodoméstico. Existen en el mercado varios productos para la descalcificación de la lavadora. Muchas marcas comercializan sus propios productos de mantenimiento del aparato. También existen en el mercado productos genéricos de muy buena calidad.

 

¿Cuándo debo hacer la descalcificación de mi lavadora?

 

Es recomendable hacer una descalcificación cada 6 meses de uso, aunque este período es orientativo. Dependiendo de las lavadora que se pongan a la semana, o la calidad del agua de nuestra zona. En determinadas zonas las limpiezas pueden espaciarse hasta un año, pero con determinadas aguas y con uso intenso pueden incluso ser recomendable cada cuatro meses.

También hay indicios que nos pueden indicar que el electrodoméstico necesita una limpieza de cal:

 
  • La ropa sale con manchas.
  • El aparato desprende olor durante el funcionamiento.
  • Hay restos de cal en las piezas visibles del aparato: interior del bombo, depósitos de cal el el filtro...

 

¿Cómo hacer el proceso de descalcificación?

 

 

Es muy sencillo. Solo hay que:

 
  1. Comprar un buen descalcificador específico para lavadora. Existen descalcificadores genéricos de buena calidad, y también hay descalcificadores específicos comercializados por diferentes fabricantes:
    - Descalcificador genérico lavadoras Multiusos: antiolores, antigrasa, antical Chubb.
    - Descalcificador para lavadoras AEG, Electrolux.
    - Descalcificador para lavadora Bosch, Siemens, Balay (forman parte del mismo grupo multimarca).
  2. Preparar con el electrodoméstico vacío, un programa de lavado sin prelavado, a 60º de temperatura.
  3. Echar el líquido descalcificador en el cajetín del detergente de la lavadora y empezar el programa normalmente y hasta el final del proceso.
  4. Asegúrese de que el proceso ha concluido realmente y que la lavadora ha funcionado correctamente, si quedara agua en el electrodoméstico, en el siguiente lavado, la ropa podría estropearse.

 

Después del proceso, las piezas internas de la lavadora se habrán limpieza de cales y de los restos de detergentes y suciedad que se adhieren a la cal en tubos bombo. Tenga la precaución de realizar la descalcificación periódicamente antes de que las señales de alarma aparezcan, ya que si las acumulaciones de cal son muy intensas, pueden surgir averías graves o la ropa puede sufrir desperfectos… innecesarios.

 

Esperamos haber sido de ayuda y si tenéis preguntas o sugerencias, dejadlas más abajo en los comentarios. ¡Hasta la próxima entrada!!